Maestro bueno o popular?

el siguiente es un artículo de Don Roley shihan, a quien humildemente le pedí el permiso para poder traducir y publicar. Espero sea útil a ustedes como lo fue para mi.

No trate de ser popular, en su lugar sea fiel a sí mismo.

  “No sea común en nada. Especialmente, en el gusto. Es grande y sabio ser incómodo cuando se hacen obras en favor de la muchedumbre! Los excesos de aplausos nunca satisfacen al sensible. Hay camaleones de la popularidad que encuentran disfrute no en los dulces sabores de Apolo, sino en el aliento de la multitud. En segundo lugar, no sea común en la inteligencia;.. no se plazca de la maravilla de la muchedumbre, ya que la ignorancia nunca va mas allá del maravillarse. Mientras que el vulgar tontamente se maravilla, el sabio espera la decepción.” Baltasar Gracian.

Aunque se escribió en el siglo 17, las palabras de Gracian todavía son aplicables hoy en día.

Hay una enfermedad común a los seres humanos, que es la de querer ser agradable. No hay nada malo con la admiración de los que uno respeta, pero las cosas se inclinan al borde de la navaja cuando se desea la admiración de la multitud.

En las artes marciales, este deseo es más que obvio. La gente se asegura que sus alumnos los llamen “maestro” y  visten uniformes de fantasía diferentes al de los estudiantes. Posan en fotos y se alaban a sí mismos y sus logros a la menor excusa.

Qué tristeza da la gente así, que necesita el respeto de los otros desesperadamente.

Puesto simplemente, la mayoría de opiniones sobre las artes marciales por ahí no valen nada. La gente realmente no sabe mucho, sabe lo que debe buscar o son capaces de distinguir el bien del mal. Eso no les impide abrir la boca y dar una opinión. Así es el mundo. Pero ¿por qué hacer caso a esas personas de poca profundidad?

Algunas personas se ofenden cuando digo que la mayoría de la humanidad es realmente demasiado tonta como para preocuparse por su opinión. Algunas personas hasta me han acusado de estar en contra de la democracia. Bueno, yo sé que a veces necesitamos a alguien para hacerse cargo de ciertas cosas, pero que el poder debe ser muy limitado. Cualquier poder que permite a una persona o un grupo de decirles a otros lo que tienen que hacer debe ser sacado de la democracia, porque la gente que a hacer la votación no son tan brillantes. ¿Quieres pruebas? Firefly fue cancelada en su primera temporada. Costa de New Jersey se encuentra en su quinta. ¿De verdad queremos dar demasiado poder a las personas que votaron con su control remoto del televisor?

Por lo demás, quieres medir cómo enseñas artes marciales ante la gran masa de espectadores de Oprah?

La gente piensa que los maestros populares son  los más hábiles en las artes marciales. Eso puede ser cierto en algunos casos, pero en la mayoría de los casos se demuestra su habilidad en la comercialización, no para la autodefensa. Pensar que una gran cantidad de clientes significa que se está proporcionando un producto de alta calidad es pensar que McDonald ‘s es lo mejor de la cocina. La franquicia de artes marciales McDojo donde enseñan basura tiene muchos estudiantes más que los pocos que tienen aquellos que realmente respeto y que enseñan en su garaje.

Toda la idea de que un arte o un maestro debe ser popular es errónea. El arte de enseñar es un tesoro especial, no para ser diluida o pervertida a causa de los caprichos de la muchedumbre. La excelencia será siempre una pequeña parte de la humanidad y es el grupo que queremos atraer. El estudiante tiene que ajustarse a lo que enseña el arte, no al revés.

Esta no es la forma de pensar ahora. Ellos piensan que se puede tener todo. Pueden ser maestros de artes marciales, sin tratar, sin maestro y sin sacrificio. Ellos quieren el estilo de McDonald, mientras se dicen a sí mismos que están recibiendo lo mejor que un chef puede preparar. Estas no son las personas a las que debe estar tratando de atraer.

Los dojos comerciales son una parte importante del problema. La gran mayoría de ellos hacen que los concesionarios de coches usados parezcan pináculos de virtud. Ellos le dirán cualquier cosa que la gente quiera oír para conseguir que se registren. Si le dicen a la gente que el camino es largo por décadas, van a perder clientes por el dojo al frente de la calle que promete hacer de ellos cinturones negros en un año. Las personas han sido condicionadas a pensar que se merecen mucho más de lo que deberían por estas personas oscuras.

Estas son las personas con las que no deberíamos estar perdiendo el tiempo. Ellos están por debajo de nosotros. Como estudiantes, solo sirven como flujo de caja y para perder el tiempo en otras maneras. Si lo que quiere es dinero, entonces tal vez usted quiera atraer a esta gente y deshacerse de ellos cuando se decepcionen de que no pueden lanzar bolas de fuego y se vayan a otra parte.

Pero si usted es serio en la enseñanza, sólo quiere a los estudiantes que justifican su tiempo invertido en ellos. Como comerciante, usted necesita dar al cliente lo que quiere. Como maestro de defensa personal, es necesario dar a los estudiantes lo que necesitan. Tiene que ser capaz de decirles que están equivocados, incluso si usted sabe que significa que pueden irse.

No se puede salvar a todos. La gente tiene derecho a tomar decisiones que usted considera incorrectas. Lo mejor es cortar sus pérdidas y concentrarse en aquellas personas que realmente puede ayudar sin necesidad de cambiar las verdades esenciales que usted conoce.

En los viejos tiempos, ser aceptado en una tradición no era tan fácil. En Japón, a veces es aún el caso. Todas esas historias que pueden haber escuchado acerca de los estudiantes que tienen que pasar por un aro para demostrar su valía a sus profesores se basan en el hecho de que el profesor estaba más interesado en la búsqueda de unos pocos estudiantes que podrían llenar sus expectativas en lugar de lidiar con un montón de estudiantes que no estarían mas en unos pocos años. En Japón, la enseñanza es y era considerada como un deber de ayudar a pasar a la próxima generación lo que sus maestros tuvieron la amabilidad de compartir con ustedes. Usted paga sus deudas a sus maestros, ayudando a mantener el conocimiento vivo a través de los siglos.

Compare eso con como es hecho hoy en día.

Es fácil obtener una gran cantidad de estudiantes, diciéndoles mentiras! Averigüe lo que quieren oír y hágales creer que es la fuente número uno para eso. Prometa píldoras mágicas en vez de trabajar duro. Envuelva lo que dice en un murmullo oriental místico, incluso si usted no habla japonés. Alimente a sus egos. Hágales creer que serán super comandos. Sugiera poderes místicos. Y, sobre todo, renuncie a su moral.

En serio, me he encontrado con algunas personas que alcanzan su nivel de autoestima y hacen que su vida sea el ser considerados como maestros de las artes marciales. Llamarlos prostitutas es un insulto a las prostitutas. Yo vivía cerca de unas cuantas prostitutas en Japón y que por lo menos eran honestas acerca de lo que eran y lo que hacían para ganarse la vida. Prefiero tratar con ellas que con alguien que diga ser capaz de enseñarme a ser capaz de, “no temer a ningún hombre!” ¿Quieres ser una prostituta de artes marciales? Si no están dispuestos a hacer las cosas que una  prostituta va a hacer para tener estudiantes, no va a tener tantos estudiantes. Vivan con eso, pero al menos se puede vivir con uno mismo.

Rechazo  a más estudiantes de los que acepto. A veces las personas reaccionan en estado de shock cuando los rechazo. Mi tiempo se desperdicia en las personas que no se ponen a tiempo para estar bien. Una vez me preguntó una persona en un seminario sobre si sería mejor ejecutar una gran cantidad de ejercicios en clase porque sus estudiantes no entrenan por su cuenta. Mi respuesta fue que no tenía ni idea ya que no aceptaba a personas que no entrenan por su cuenta.

 

¿Por qué iba alguien a querer aceptar a un estudiante en el que no se puede confiar que entrenará fuera de clase? Bueno, por dinero. Si eso es todo lo que importa, entonces los estudiantes que simplemente no van a poner de su  tiempo para mejorar por sí mismos siguen siendo solo un ingreso de caja. Lo mismo ocurre con el ego. Si la gente no va a poner esfuerzo fuera de la clase, entonces probablemente usted será siempre mejor que ellos y será adorado como un maestro. Los que trabajan duro probablemente le superaran en algún momento.

Yo entrevisto a la gente. Sólo quiero a los que son dignos de mi tiempo. Yo sólo quiero a aquellos donde se justifique poner mi esfuerzo en hacerlos mejorar. ¿Cuántos grupos hacen esto? En cambio, lo común parece ser el atraer a la mayor cantidad posible de estudiantes con el conocimiento que sólo unos pocos podrán alcanzar para terminar de enseñar a otros correctamente. ¿Es realmente el mejor uso de nuestro tiempo tener un grupo grande de estudiantes y perder la atención individual que podemos dispensar a un grupo más pequeño? Como ya he establecido, los fans del Show de Oprah no serían capaces de distinguir el bien del mal y nuestros esfuerzos serán como perlas a los cerdos. ¿Por qué molestarse tratando de atenderlos si ese tiempo es mejor invertirlo en los pocos estudiantes que han demostrado ser más dignos?

En serio, si alguien no sabe lo que es la Bujinkan y no está dispuesto a poner en el esfuerzo por averiguar antes de presentarse a clase, ¿cuáles son las esperanzas de lo que será en unos años? No es que haya falta de información disponible al alcance de nuestras manos ahora, es sólo que no quieren poner ni cinco minutos en Internet.

Algunos creen que puede salvar a este tipo de gente. Que si los retiene para que los estudiantes se puedan dar cuenta de lo maravilloso que es el arte, cambiaran por sí mismos y se convertirán en mejores personas. ¿Qué tipo de ego tienen que tener para pensar que tienen el poder de cambiar tanto a alguien? Aquellos que no invertirán su tiempo para aprender de lo que se trata Bujinkan y  pedirle que les explique, se irán, o serán  maestros basura. ¿No tenemos suficiente de ellos?

¿Para qué ser popular? ¿Para qué tener una gran cantidad de estudiantes si no son de la mejor calidad? ¿Por qué tratar de atraer a todos a entrenar con usted?

Como maestros, todavía tenemos el deber de ayudar a pasar a las siguientes generaciones el arte de la mejor manera posible. Y para hacer eso, tenemos que empezar a buscar la calidad en nuestros alumnos en lugar de cantidad. Los que están en esto por el dinero o el ego puede tener a los chicos que rechazamos. Nuestras clases serán más pequeñas, nuestra atención se centrará más y nuestros resultados serán menos diluidos. No debemos enseñar este arte para nuestros propósitos. Debemos pensar cómo ayudar mejor a aquellos a los que podemos ayudar con el fin de mostrar nuestro agradecimiento a aquellos que nos ayudaron.

Uno puede ser un buen maestro, o ser popular. Nunca pienses que ser bueno te asegurará ser popular.

Y no creo que porque alguien sea popular sea bueno como profesor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s