Aprendiendo de los mas pequeños.

Una de las razones para qie me anime a enseñar a niños pequeños, fue el reto tan grande que implicaba hacerlo. Es tan diferente el enseñar a jóvenes y adultos a moverse, a entender el taijutsu de nuestro arte, porque estos ya traen experiencia muscular y hechos en sus vidas que les permiten entender la importancia de un bloqueo de un golpe a la cara o de un puntapié a otras zonas.

Un niño de 4 años no entiende esto, todo es juego, y así hay que hacérselo llegar. Y así cuando tenga que usar ese movimiento, ya estará en su arsenal de movimientos naturales y espontáneos. Desde caídas, mantener una adecuada distancia de un posible agresor, uso de elementos cotidianos como extensiones de su cuerpo para una adecuada defensa… todo lo aprenden jugando.

Incluso fue una de las razones para llevar la carrera de pedagogía.

Reto tras reto, cambios de estrategias didácticas para tal o cual situación, inventar juegos cuando el tradicional no es atractivo… ¡y todo esto es tan divertido! Tantas veces, tratando de enseñar un movimiento a estos niños, entendí recién como llevar ese concepto a adultos.

Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s